Podemos decir: los franquiciados al alza. Las estadísticas son claras. Año tras año, el número de franquiciados aumenta y, lo que aún es más importante, la tasa de éxito es mayor en estos negocios que en el resto.

Pero no siempre las cosas salen bien. Escoger el modelo de franquicia no nos garantiza el éxito en nuestro negocio. Unas veces la causa de que las cosas no vayan como esperamos radica en que hay franquicias cuyo modelo de negocio no ha sido suficientemente testado. En otros casos, hay franquicias que no funcionan de forma profesionalizada o en las que no se ha realizado el análisis de mercado previo a una nueva apertura.

En el momento actual existen 1.227 franquicias en España, todas ellas legalizadas en el Registro de Franquiciadores. No parece un ejercicio sencillo discriminar entre más de 1.000 enseñas aquellas que pueden funcionar de forma satisfactoria en el caso de un emprendedor concreto.

Como primer paso para realizar una buena selección de franquicias, debemos revisar aquellas que nos puedan ayudar a satisfacer necesidades poco o mal cubiertas en nuestra zona geográfica y, posteriormente, estudiar la viabilidad de su puesta en marcha en esa zona.

Después, cabe analizar qué volumen de inversión puede realizar el emprendedor y asegurarse de que ésta inversión sea suficiente para mantener el negocio hasta que el nivel de ventas lo haga rentable.

Finalmente, es esencial que el emprendedor comprenda algunos aspectos financieros clave en el desarrollo del negocio que le ayudarán a gestionarlo de forma inteligente y a optimizar los costes relacionados con el pago de impuestos, entre otros.

No cabe duda de que con estas buenas bases iniciales y un proceso bien estructurado y planificado las posibilidades de éxito se multiplican.


Entradas Relacionadas