Relacionado con: ,

¿Alguna vez has ido al circo? Mucho antes del día del estreno, alguien lideró un equipo de artistas que empezó a trabajar en la composición de un determinado espectáculo. Tuvieron una visión clara de lo qué querían conseguir y empezaron a trabajar para lograrlo. Analizaron puntos fuertes, encontraron elementos diferenciadores,  imaginaron detalles capaces de seducir al público… Más tarde,  y una vez bien planificado el trabajo a realizar, empezó el proceso de transformación de la idea imaginada en realidad tangible ensayando hora tras hora, día tras día.

Por fin llega el día del estreno y empieza la función. Entonces asistimos a un espectáculo que nos sorprende por la grandeza y precisión de la exhibición artística desplegada ante nuestros ojos.  En un momento dado, nos damos cuenta de que el trapecista que “vuela” colgado de inexistentes hilos es la misma persona que nos vendió la entrada deseándonos que disfrutáramos de las actuaciones. O descubrimos que la contorsionista, que nos acaba de dejar boquiabiertos con su elasticidad imposible, nos ofreció una bebida durante el intermedio con su mejor sonrisa.  Todos forman parte de un equipo y aparecen en la pista en el instante preciso; y en ese momento, son los mejores y los únicos. Sin embargo, estos artistas son capaces también de realizar funciones necesarias y totalmente diferentes cuando es necesario y su empresa o la situación lo requiere.

 La flexibilidad no es sólo cosa de contorsionistas. El talento flexible es cada vez más valorado y será imprescindible en los próximos años debido a las necesidades siempre cambiantes de un mundo económico globalizado. Conocer las habilidades clave de las personas que forman parte de nuestra empresa será fundamental para afrontar los retos de futuro según nuestra estrategia de negocio. Se trata de ser capaces de romper barreras entre departamentos, componiendo equipos de personas con competencias necesarias en cada momento para conseguir un determinado objetivo. Por eso, serán elementos clave: “la capacidad de adaptación, la empatía, la consecución de resultados y la capacidad de gestionar la incertidumbre” , tal y como explica la coach y escritora Maite Piera, quién añade: “los empleados necesitan ser capaces de trabajar en un entorno de una cierta ambigüedad, algo contrario a la manera tradicional de trabajar”.

¿Y tú?, ¿cuántas funciones realizas en tu negocio?, ¿eres Director Financiero y Director de Recursos Humanos al mismo tiempo?, ¿eres Director General y, a la vez, Director Comercial?. Como en el circo, no importa que seamos pocos siempre que hagamos aquello en lo que brillemos y entremos en escena en el momento oportuno, sabiendo que en ese momento somos los mejores.


Entradas Relacionadas